Este pequeño escrito fue enviado para participar en la convocatoria "comparte tu historia" de eBird.org con fin de contarles la historia tras este proyecto en pro de la conservación. Mandemos buena energy para que ellos lo vean :D

Hola mi nombre es Leyden pero me conocen en redes como Asherita Viajera, soy de Colombia: el pedacito de paraíso que alberga en sus territorios la mayor cantidad de aves en el mundo y por fortuna estoy absolutamente enamorada del avistamiento de aves.

Avistamiento de aves – Valle del Cauca

Desde hace mucho tiempo soy ecoturista y amante de la naturaleza, lo que me ha permitido conocer gran parte del territorio colombiano disfrutando de paso su riqueza en fauna y flora; por diferentes circunstancias desde hace un par de años me fui involucrando en el avistamiento de aves y ahora dedico todo mi tiempo libre al avistamiento de aves y actividades relacionadas.

Todo empezó como una actividad casual sin mayor interés que el de disfrutar la belleza de los emplumados, apareció mágicamente el interés por realizar los registros y las identificaciones con las plataformas ebird y Merlín y posteriormente apoyarme y adquirir literatura especializada para identificación y aprendizaje sobre las aves de mi país.

Pedro Bernal (fotógrafo de aves) y yo identificando especies después de un avistamiento

En mi actividad como viajera he tenido la fortuna de cruzarme con avistadores de aves de todos los niveles con habilidades, profesiones, nacionalidades y edades diferentes que me han enseñado que el avistamiento de aves rompe fronteras y une a las personas. La mayoría de estos encuentros se han dado en congresos, festivales o reuniones alrededor de las aves.

Una experiencia muy particular como ejemplo: durante la Colombia birdfair 2020 pudimos compartir en una salida de campo con tres personajes pajareros de talla mundial: Kenn y Kimberly Kaufman y David Lindo (the urban birder).

Equipo de salida de campo al alto Anchicayá

Estas experiencias junto al tiempo invertido y mucho esfuerzo han convertido esta pasión en un proyecto digital en pro de la conservación llamado deviajesyaves.com donde cuento de una manera relajada y fresca mis experiencias pajareras a quienes estén interesados en conocer la avifauna y los paisajes naturales más bonitos de Colombia.

En mis recorridos por los diferentes espacios de avistamiento; en los encuentros con pajareros compartimos experiencias y conocimientos. Entre estas charlas muy a menudo sale a flote la importancia, el correcto uso y las dudas sobre la plataforma eBird y Merlín.

Buscando generar un impacto positivo en mi comunidad pajarera decidí hacer acopio de mis habilidades audiovisuales para crear unos tutoriales sencillos pero completos en español que fueron publicados justo antes del Global Big Day de este año, contándole a los pajareros sobre estas dos plataformas del laboratorio de ornitología de la universidad de Cornell, como usarlas de forma correcta y optimizada partiendo del curso de eBird essentials y mi propia experiencia.

Esta serie ya cuenta con más de 4000 reproducciones y muchos avistadores de aves han solucionado sus dudas con esta información. ¡Incluso algunas personas se están enterando de que existe una plataforma gratuita que nos permite participar a todos activamente en la ciencia!

La acogida que ha tenido mi proyecto es una motivación constante para continuar creando contenidos de buena calidad y educar sobre las aves y la conservación, por eso día a día comparto en diferentes formatos y redes mis experiencias al visitar lugares de avistamiento de aves por medio de vídeos, artículos en la web y fotografías.

Actividad aviturística en Caraño – Caquetá

Con estas acciones busco atraer la mirada hacia el aviturismo y el ecoturismo rural, comunitario y responsable en Colombia como método para frenar algunos problemas ambientales y ecológicos locales y dinamizar la economía en el proceso; ya que si incentivamos a las comunidades que se encuentran en los territorios ellos pueden a su vez cuidar también de los recursos naturales que buscamos defender y cuidar.

¡Muchas gracias por leer y acompañarme en este corto relato!


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *