¡Estamos locos por las aves! Desde hace un poco menos de un año nos hemos ido adentrando en este colorido mundo emplumado, desde probar la fotografía de aves con un monocular y el teléfono (y fracasar en el intento); hasta perseguir un ave durante horas por una fotografía o un video.

Mientras nos adentramos en el mundo del avistamiento, hemos renunciado a la ropa colorida los fines de semana para lucir camuflados, hacer largas caminatas: permanecer en silencio atentos a cada movimiento y cada canto entre las ramas y los arbustos.

Queremos que también te enamores de las aves, y nos ayudes a cuidar el lugar donde viven (que es el mismo donde vivimos todos).