¿Que hacer en San Agustín Huila?

Navegando mentalmente entre los lugares mágicos donde siempre queremos regresar, he decidido contarles sobre un pequeño trocito de Colombia que recorrimos en motocicleta un poco antes del rollo plumífero; un recorrido de 1162 Km desde el Valle del Cauca hasta el departamento del Huila y de vuelta.

La ruta

Partiendo desde el municipio de Tuluá – Valle, nos dirigimos a visitar a unos buenos amigos en Algeciras; emocionados por la ruta de 373 Km, con nuestras maletas tan ligeras como fuese posible y con el equipo motero que esperamos no tener que usar (protecciones, herramientas y despinchador) arrancamos madrugados atravesando el departamento del Valle del Cauca hacia el sur; llegando en un par de horas al departamento del Cauca y desviando por Corinto hacia el suroriente vía la plata, carreteras secundarias en un estado regular pero con paisajes maravillosos que nos dieron la bienvenida al Huila y luego de 10 horas de recorrido nos permitieron disfrutar el excelente clima de Algeciras.

Viaje Huila (2).png
Ruta en moto de ida y vuelta.

Algeciras – Huila

Amigos e historias

El primer destino del viaje una granja agrícola campesina, en la zona rural de Algeciras en la vereda “El Paraíso”, limitando con Caquetá, una familia nos acogió en su hogar y nos permitimos durante algunos días compartir y escuchar las historias transcurridas desde hace algunas décadas entre la violencia y la guerra que ha flagelado a Colombia, campesinos arando la tierra y criando animales para sobrevivir, tratando de dar lo mejor de sí mismos a sus jóvenes a quienes enviaban de manera forzosa a otras ciudades luchando por mantenerlos alejados de los grupos armados de bando y bando, la delincuencia común e incluso el ejército y la policía que representaban en aquel tiempo una sentencia de muerte a quien se incorporara allí.

Años de austeridad y trabajo duro han hecho que a través del cultivo de tomates, la venta de leche, huevos, maíz, café, queso y otras actividades agrícolas y ganaderas las fincas de los campesinos de la región sean prósperas y los hijos de nuestros anfitriones encuentren regreso a su tierra natal luego de verse disminuido (pero no extinguido) el flagelo de la guerra, y allí en su hogar los mismos protagonistas, nos contaron un montón de historias increíbles, tristes y bellas en un lugar humilde rodeado de silencio, sonidos de la naturaleza, amor familiar y comida deliciosa.

Durante tres días disfrutamos de caminatas, avistamiento de aves y algunos mamíferos que no habíamos tenido la oportunidad de ver, participamos en algunas tareas agrícolas como alimentar a los animales, coger tomates y recolectar y desgranar el maíz, después de esa reconfortante experiencia, comenzamos el resto del viaje por carretera; 201 km a San Agustín Huila, nuestro destino principal.

Un Viaje por carretera no tan fácil

Arrancamos temprano en la mañana, la ruta en maps y las maletas en la moto, sintiendo el frío de la madrugada en la cara, con toda la buena energía y la esperanza de llegar a San Agustín a medio día, pero no siempre lo que planeamos sale, y lastimosamente una parte de la carretera estaba cerrada por un derrumbe, obligándonos a tomar un desvío de 25 Km por una carretera terciaria realmente difícil, sin pavimentar con polvo, barro, rocas, secciones resbaladizas y en construcción y otros problemas, pero hermosos paisajes, un pueblito mmuy agradable llamado Tarqui y animalitos por todo lado.

El desvío nos significó algunas horas más de viaje por carretera, pero llegamos a San Agustín aún con luz de día, justo antes de un aguacero monumental, apenas para buscar un hotel comodito que en este caso fue el Buena vista a la salida de San Agustín por la ruta que va hacia el parque arqueológico, instalarnos, pedir algo de comida y ver llover a cántaros ver películas y hablar un rato con Hernando, el dueño del lugar que nos ofreció un paseo a caballo y nos proporcionó mucha información útil sobre San Agustín.

El plato fuerte del viaje

parque arqueológico nacional San Agustín e Isnos

El pasaporte más cool que he visto

A las 8:30 a.m. ya estábamos en la entrada del parque, con el pasaporte más lindo que he visto, el costo de entrada es de 25000 COP (mas o menos 9USD) muy económico teniendo en cuenta que se puede entrar a otros dos lugares aledaños al parque también donde ponen un sello seco muy bonito y nos dan una experiencia enriquecedora. En esta web puedes encontrar información valiosa y completa sobre este y otros lugares turísticos del Huila.

Más que listos para esta nueva experiencia, entramos a la casa museo Luis Duque Gomez, donde aprendimos un poco más sobre los habitantes del Alto Magdalena, las investigaciones científicas sobre el lugar, información geográfica y otros datos interesantes.

Viaje Huila (1).png

Bosque de las Estatuas

Es un circuito que tiene un recorrido de aproximadamente 800 metros donde encontramos variedad de diseños, elementos decorativos y esculturas que se encontraban en el parque o dispersas por el pueblo y veredas, varias fueron recuperadas por la organización del parque arqueológico debido a que el lugar fue descubierto por guaqueros que saquearon el lugar y vendieron o trasladaron muchas piezas de importancia arqueológica; todas las 39 estatuas del lugar son originales y simétricas.

Además de la estatuaria disfrutamos de el agradable bosque por donde caminamos observando la fauna y la flora de la región mientras curioseábamos los diversos e impresionantes monumentos.
Las mesitas A, B y C son sitios que fueron utilizados como área de asentamientos hace aproximadamente 2.000 años, allí se encuentran los dos más grandes montículos funerarios, de 4 metros de alto y 30 metros de diámetro y algunas tumbas más, todas vigiladas por estos “guardianes de piedra”.
Este sector fue el primero en convertirse en una atracción turística a principios del siglo XX.

Lavapatas

La fuente de lavapatas, un conjunto de placas talladas en el lecho del arroyo llamado de igual manera. Una obra de ingeniería hidráulica sobre el lecho de roca con un sistema de drenaje por donde circula el agua de manera uniforme y los canales tallados forman siluetas de serpientes y lagartos; este lugar posiblemente fue utilizado para hacer ceremonias religiosas, a la vida y baños rituales, perfecto para tomar un descanso y para nosotros grandes amantes del café para probar el orgánico de la región servido en una taza de papel por lo que nos supo horrible (eso nos pasa por no cargar nuestro vasito y recibir desechables) pero nada que lograra opacar la belleza del lugar; continuando el camino está el alto de lavapatas que cuenta con un hermoso paisaje y en el centro una mesita funeraria.

Alto de los ídolos

En medio del maravilloso verde característico de todo el parquen encontramos una vasta extensión adornada por siete montículos funerarios en lomas naturales, luego de las mesitas es el sitio con mayor cantidad de tumbas y estatuas de la región, hay sarcófagos de piedra de tamaños colosales que pesan toneladas e incluso algunos decorados con tallas y pinturas elaboradas, en este lugar existen figuras zoomorfas que según los arqueólogos del parque pueden sugerir intercambios culturales con otras regiones como Amazonas o Putumayo.

Alto de las piedras

Ubicado en la vereda las Delicias a unos diez kilómetros del Alto de los Ídolos, es otro centro ceremonial con terrazas y colinas hechos artificialmente distribuidos en forma de medialuna, utilizado como sitio de vivienda, consta de cuatro montículos funerarios y en ellos once estatuas dispuestas hacia la entrada a las tumbas, corredores y templetes funerarios como vigilantes silenciosos.

Cabalgata a sitios turísticos

San Juanero, el caballo más cool

Luego de un merecido descanso en el hotel llegó el momento más emocionante, la prometida cabalgata de 4 horas recorriendo algunos de los sitios que faltaban por sellar en nuestro pasaporte, montados en el lomo de dos caballitos de paso fino y guiados por un joven conocedor de la zona nos encaminamos a nuevos destinos aprendiendo un poco de chalanería, historia y cuentos locales mientras nos acercábamos a los otros tesoros arqueológicos de la zona.

El Tablón y la Cháquira

En el Tablón a una hora en caballo, se encuentran cinco estatuas bajo un gran montículo de tiera, se asocia a templetes funerarios y se encuentra allí una estatua de más de dos metros con ornamentos que muestran las habilidades de los escultores, además en la vereda podemos encontrar un etnomuseo (al cual no pudimos asistir) allí se encuentra una colección de diversos elementos de la cultura antigua local como instrumentos, herramientas de agricultura, piezas en cerámica, madera, estatuaria, herramientas para tejeduría, fabricación, y piezas encontradas en la zona.

La Cháquira es uno de los sitios más emblemáticos de San Agustín, por fortuna encontramos una tienda donde pudimos disfrutar de la bebida ancestral por excelencia, un totumo de chicha para refrescarnos antes de bajar a pie a ver entre el paisaje la maravillosa vista de la unión de las cordilleras, y junto a nosotros la figura de una mujer tallada en una gran roca con sus brazos levantados mirando hacia el cañón del Magdalena que se encuentra 200 metros abajo y dos tallas más en el mismo bloque. También se encuentran algunos petroglifos que representan rostros humanos y aparentemente figuras de animales. Estas rocas talladas no fueron excavadas ni restauradas por arqueólogos, ni hacen parte de las tumbas, se encuentran en el sitio maravillando a los espectadores

La pelota y el Purutal

Continuando con nuestra cabalgata por los más hermosos caminos de herradura y a 7.2km del área urbana, entre fincas agricultoras y cafeteras, llegamos a La Pelota; un cerro que cuenta con una posición geográfica favorable. que fue de gran utilidad como plataforma para la construcción del centro ceremonial del pueblo escultor, popular debido a que las primeras exploraciones en esta zona y este cerro en particular estuvieron a cargo del geógrafo y cartógrafo Agustín Codazzi. quien relató la existencia de un templetedel cual aún existen 2 esculturas, una con forma similar al águila o búho el cual tiene en sus garras y pico a una serpiente, figuras emblemáticas del parque.

Continuando a 200 metros se encuentra El purutal; lugar donde se encuentran adoratorios en dos templos, hogar de estatuas que representan a los señores principales, siendo el mayor atractivo de este sitio que estas conservan los colores originales: amarillo, blanco, rojo y negro, símbolos del linaje. El nombre del sitio se debe al árbol de fríjoles porutos o chachafrutos (alimento ancestral) que se encuentra en la zona.

Fin del recorrido en Moto

 Luego de una agradable cabalgata de vuelta tomamos nuestra moto y terminamos de recorrer las atracciones cercanas que nos permitía el pasaporte y la curiosidad que por fortuna son muy cerca de San Agustín.

El estrecho del Magdalena:

Un pequeño cañón de un poco más de dos metros por donde el río más grande e imponente de Colombia se ve obligado a pasar en su tramo mas angosto a 70 kilómetros de su nacimiento en la laguna de la Magdalena dentro del páramo de las papas en Huila.

El Salto de Bordones

Una cascada de más de 400 metros que se puede observar desde un mirador maravilloso desde el hotel bordones, perfecto para disfrutar de la vista, un buen café y un postre. En este post pueden encontrar información valiosa sobre este lugar y la caminata a la cascada que por cuestión de tiempo no pudimos realizar.

Museo arqueológico de Obando

A 15km del casco urbano de San Agustín se encuentra Obando, el hogar de un interesantísimo museo, el costo de la entrada es 2000 COP; allí podemos observar urnas funerarias, pequeñas cuevas que fueron aposentos sagrados a las cuales se puede acceder en algunos casos a través de escaleras; allí encontramos dos espacios donde se exhiben piezas de alfarería, vasijas de barro, réplicas de piezas en oro y unas maravillosas pinturas y murales que evocan el estilo de vida de los habitantes de la zona, en perfecto espacio para evocar nuestras raíces indígenas observando las réplicas de las obras y las pinturas representativas.

El hermoso departamento del Huila nos despidió maravillados de tanta amabilidad de su gente, historia y naturaleza. Por ahora este es todo el relato; volvimos en nuestra querida Nausicaä sin ninguna novedad al Valle del Cauca, prometiendo regresar y por fortuna cumpliendo la promesa con aventuras que ya vendrán en este espacio y el canal de Asherita Viajera.

¡Nos leemos en otra entrega!


2 commentarios

asheritaviajera · mayo 8, 2020 a las 7:03 pm

Un saludo desde el equipo de deviajesyaves.com! Muy lindo tu sitio y gracias por darnos los créditos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *