Si bien esta es una experiencia de hace unos años, vale la pena iniciar la narración de nuestras experiencias en el nevado del Cocuy, pico Ritacuba blanco, un viaje memorable. Así que… ¡allá vamos!

Planeando el viaje

El plan era sencillo: moto, impermeables, gorritos, botas, gafas oscuras, Guican, buscar guía, comprar comida, descansar bien, madrugar, caminar, caminar, caminar y ser felices contemplando la maravilla natural del nevado. Esta es la ruta que tomamos

Comienza la aventura

Muy tempranito desde la fría sabana de Bogotá partimos en Esperancita, nuestra ex (Una Yamaha Fazer 150cc) y primer caballito de acero, con rumbo a Guicán, destino desde el cual se puede acceder al parque natural. Nos despidió de Cundinamarca un día radiante perfecto para disfrutar las carreteras en excelente estado hacia el norte del país.

Desayunito

Nos esperaba un trayecto de 365Km hasta nuestro destino; luego de recorrer una buena parte del camino, nos detuvimos a estirar los músculos y buscando uno de esos manjares que se encuentran en las carreteras de Boyacá ¿Que puede ser mejor que un día soleado de viaje en moto? Si señores, empacarse un buen caldo de papa con costilla, una arepita y un café para continuar llenitos, felices y muy despiertos.


Luego de 5 horas y media en moto, nos detuvimos en el municipio de “La Uvita” a sentarnos un rato en el parque central, un lugar muy tranquilo con setos podados alrededor que dan un toque sofisticado a aquel pequeño lugar alejado

Experiencias pendientes

Como esperábamos llegar lo antes posible a nuestro destino para hacer las averigüaciones sobre como ingresar al nevado, no pudimos detenernos a realizar las actividades típicas de la región; el municipio de San Mateo vecino a la Uvita es productor de miel de Abeja, por un precio aproximado de 40000 COP (12 USD) por persona (más económico si se va en grupo) se puede realizar una visita guiada por los apicultivos mientras se degusta un bocadillo y se conocen los procesos e instalaciones. Ya volveremos algún día y seguro les contaré al respecto.


Por aquí les dejo una fotografía de un monumento genial que encontramos en la entrada del municipio de Panqueba, un municipio pequeño donde el apicultivo viene desde la época precolombina, en este se retrata un indígena perteneciente al pueblo Lache con un panal de abejas en sus manos

Guicán

Monumento a la raza U’wa

A la entrada del municipio se encuentra esta estatua, que representa el ritual que realizaban los indígenas U’wa, amerindios de la region en la época colonial, quienes preferían suicidarse antes de obedecer a los colonizadores, lanzándose desde un risco portando una vasija de barro en la cabeza, mientras uno de ellos custodiaba el fallecimiento seguro del suicida con un arco y una flecha. 

Comenzando la tarde llegamos al Guicán, fríos vientos recorrían el parque central, algo cansados pesados por nuestros equipos de viaje y hambrientos nos acercamos hacia un lugareño que muy amablemente como es típico de los boyacenses, nos indicó donde podíamos comprar comida, lugar que resultó maravilloso (como era de esperarse de la gastronomía boyacense) al ofrecernos platos de carne de cordero, cerdo y res con papas saladas yucas y ají, en los viajes siempre recuerdo con mucho cariño la comida, más con el increíble sazón boyacense y a un precio tan accesible.

Parque del municipio de Guicán

Satisfechos y con la energía recargada buscamos un lugar para pasar la noche, por fortuna, nos encontramos con una casa hotel maravillosa donde nos hicieron sentir como en casa, nos proporcionaron toda la información necesaria y por un excelente precio pasamos la noche allí, un lugar recomendado y muy agradable, administrado por Oswaldo y su familia, aquí les dejo el whatsapp por si alguien llega a ir a este mágico lugar.

Al nevado

Tickets e indicaciones

Llegamos a la ciudad a las 2 de la tarde aproximadamente, después de dejar nuestras cosas y Esperancita en el hotel, nos fuimos directamente a la oficina de parque naturales (PNN) en Transversal 4ª # 6-60; que abre a las 7 a.m. y cierra a las 4:45 p.m es recomendable comprar el boleto de entrada el día antes de la caminata y buscar un guía para contratar, en la oficina les entregan toda la información.

Pueden encontrar los precios acatualizados llamando al +57 (098) 7897280 pero aproximadamente son 45.000 COP (15 USD) la entrada al parque, 9.000 COP (3 USD) para un seguro obligatorio y 120.000 COP (40 USD) un guía certificado que dependiendo de la cantidad de gente sale más económico, nosotros sólo éramos dos con @altrazar y la verdad así estuvo perfecto.


Dado que el parque cierra en algunas temporadas por cuestiones de conservación no se permite acampar, sobrepasar la capacidad de carga del sitio, o quedarse después de las 5 de la tarde y no se permite el ingreso sin un guía certificado (cosa que me parece maravillosa porque se evitan accidentes y gente perdiéndose para luego sacar películas huesas basadas en hechos reales, iuuugh).


Después de comprar algo de comida para la aventura del día siguiente nos tomamos un tiempo para relajarnos y ver cómo el sol se ocultaba en las montañas. (Sí, hacía un frío el verraco, brrrrrrrrrrrr) y luego ir al hotel para un merecido descanso y prepararnos para el flow del día siguiente

Madrugando a la aventura

Subiendo por la montaña hacia el Ritacuba

Acordamos reunirnos con Ignacio, nuestro guía a las 6:30 am en el punto de control de PNN en la entrada de Ritacuba, así que le pedimos desayunito temprano a Oswaldo en el hotel y a las 5:45 comenzamos nuestro recorrido de 15 km hasta el punto de control, un camino en no muy buen estado (incluso nos caímos en la moto y rompimos el handsaver derecho Esperancita y si, obvio nos embarramos, subiendo al punto de control es bien resbaladizo) allí estaba nuestro guía, Ignacio esperándonos, así que dejamos allí a Esperancita, nos tomamos un café caliente que nos ofreció el guardaparques, nos pusimos nuestros impermeables de moto, agarramos nuestra maletica y empezamos el ascenso.

Recomendaciones

Comenzamos nuestra caminata, hermosos paisajes en un día lluvioso, algunas pequeñas carreteras dejadas por curíes silvestres, y un camino frente a nosotros retándonos a andarlo, desde aquí hasta el área permitida eran casi 6 km, silenciosos y enfocados ahorrando energía y disfrutando de la lluvia en nuestras caras caminamos, caminamos y caminamos, después de casi una hora nos tomamos un descanso para llenar nuestras botellas con el agua pura que sale de la nieve, tomar algunos tragos y continuar nuestra travesía.

Cositas indispensables

  • Es muy recomendable hacer una preparación previa para el ascenso para evitar que el cuerpecito se esfuerce demasiado y nos enfermemos (como me pasó a mi) si no se encuentran en un lugar alto pueden practicar natación para acondicionarse mejor a la diisposición de oxígeno.
  • ¡¡¡Comida!!! Para algunos de ustedes puede ser lógico pero no sobra escribir que necesitaremos carbohidratos y calorías para la larga caminata (la de nosotros resultó ser de 6 horas) llevamos a nuestra aventura maní, bocadillos, salchichas y un par de sanduchitos; además de dos botellas de agua vacías, ya que el nevadao nos regala el agua más pura en el recorrido.
  • Consideren usar ropa de acuerdo con la teoría de 3 capas (ropa ajustada de material sintético, ropa aislante y ropa impermeable) Nosotros usamos los impermeables de la moto y fueron de maravilla.
  • Gafas oscuras con buen filtro: el alto albedo de la superficie blanca de la nieve puede lastimar nuestros ojos.
  • Bandas multipropósito (cuellero o balaclava) para cubrir el cuello, las orejas y la boca.
  • Botas cómodas impermeables. Nosotros llevamos nuestras botas de trekking que aunque no son impermeables son muy cómodas
  • Nos acompañó la sabrosura de nuestros gorritos divertidos de búho que nos protegieron las orejotas de los helados vientos.
  • Como siempre la confiable herramienta multipropósito para repartir la comida, abrir latas etc.
  • Hay que tener en cuenta que es una larga caminata y entre menos peso llevemos es mucho mejor.

Nieve

Después de otra hora, la lluvia arreció, pero estábamos decididos y seguimos avanzando hasta que… ¡Oh sorpresa! la lluvia se convirtió en copos de nieve (Vivimos en el trópico, NUNCA habíamos visto nieve).

Fue una experiencia mágica. Nos sentamos bajo una roca gigante inclinada a sotavento para protegernos del viento y la nieve y comer algo de calorías y carbohidratos, disfrutamos de este pedazo de paraíso por un ratito y cuando la nieve caía suave de nuevo seguimos caminando, con los pies fríos por los zapatos mojados pero el corazón cálido por todas las maravillas que nos regalaba el viaje.

Toma tu soroche por floja

Lastimosamente yo no estaba preparada para la altura del nevado ya que había llegado del Valle del Cauca (El lugar cálido donde vivo) días antes, así que me enfermé vomitándole en la cara al hermoso lugar que me dio la bienvenida (me sentí muy mal por eso, en serio).

¡Pero lo logramos!

Luego de más de 4 horas de caminata llegamos a bordonieve, no se permite subir ni pisar la nieve por cuestiones de conservación, pero teníamos nieve desde horas antes, así que nada importó, tomamos algunas fotos, descansamos, rellenamos nuestras botellas con la más pura de las aguas y comenzamos el descenso.

Cansados pero felices, charlando sobre diferentes temas; Ignacio nos contó que en sus 15 años como guía solo vió nevar dos veces, esta era su tercera vez, nos sentimos muy felices y afortunados porque en nuestra primera vez encontramos belleza, magia, silencio, nieve y blanco.

Tuve que descansar dos o tres veces más de lo debido, pero mi determinación era más grande que mi dolor de estómago y de cabeza (obviamente siempre respetando mis límites). Recomiendo estar en forma para esta aventura, es realmente agotador y exigente subir al nevado, así que si planean ir, mejor preparen su cuerpo para no tener que vomitar el desayuno o morir en la montaña fría y lejana :v

Llegamos (๑˃̵ᴗ˂̵)ﻭ

Después de otras 3 horas caminando llegamos al punto de control nuevamente, nos despedimos de Ignacio y nos montamos en Esperancita para regresar a Guicán, tomar una ducha tibia y descansar para viajar el día de regreso a Cundinamarca.

Espero que les haya gustado esta increíble aventura y que algún día puedan ver por sí mismos toda la belleza que les espera en los milagros naturales de mi país como el nevado del Cocuy, nos leemos en una próxima entrega (✿◠‿◠)


3 commentarios

Fabian · marzo 29, 2021 a las 9:27 pm

Excelente blog, tengo pensado viajar este jueves en mi moto para ver la nieve jejejeje. me animó y sirvio mucho leerte. gracias por tu aporte y que sigas viajando mucho

    asheritaviajera · marzo 30, 2021 a las 8:41 am

    ¡Muchas gracias y éxitos! No sabemos como esté la vaina luego de la pandemia, que te vaya muy bonito💜

    asheritaviajera · marzo 30, 2021 a las 8:52 am

    ¡Muchas gracias! Espero tengas la fortuna de verla, no sé como esté la vaina por la pandemia, pero seguro te irá muy bien💚

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *